Facebook Twitter Google +1     Admin

Oscureciendo...

Y de repente, cuando el corazón ya latía despacito, llega el momento más oscuro que nos haya tocado vivir jamás.

El murmullo de las olas resuena demasiado alejado, el vaivén de una fiesta, el mirar a los ojos del sol, o que una brisa de aire te haga desandar el camino. Tendremos tiempo para reflexionar y conocernos dicen, una bella disonancia cognitiva para definir esta (no tan breve) locura.

Esta muerte lenta me va a aportar muchas cosas, sin duda. Te encoge el corazón y te lanza al vacío de todo aquello que tuviste, y no supiste valorar. No solamente gente, sino momentos, instantes, sensaciones, oportunidades. Sin ir más lejos, la oportunidad de decidir tus propias prioridades, algo que en estos momentos, se anida alejado del sentido común.

Dicen que la distancia es el olvido, pero: ¿cómo olvidar que mi alma os pertenece? Veros cada día tras un plasma, me encoge el corazón. Siento haberos fallado, siento que esto haya llegado en el peor momento, siento no teneros y siento que no me tengáis, siento miedo de dejar de ser importante para vosotros, de que no me necesitéis, de que os podáis llegar a acostumbrar a mi (ya tan larga) ausencia.

No sabemos cuánto va a durar esta situación, aunque seguramente sea más de lo que sanamente podría soportar. Solamente quiero que entendáis, que me desgarra en dos el no teneros, el no tocaros, el no poder fundirme con vosotros en un abrazo…

Una “pelea” de superhéroes con Leo, el cruzar una tierna mirada con mi dulce Noah, o ver a mi pequeña princesa sentar cátedra, como solamente tú sabes hacerlo… Volverán, volverán esos momentos, pero seguramente ya ninguno seamos la misma persona.

Yo aspiro a ser mejor, a ser y estar, a acompañaros, a intentar recuperar el tiempo perdido.

¿Quién me ha robado el mes de abr… marzo?

Y volviendo a esta bella disonancia, cabe decir que: al menos seguimos vivos…

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris