Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes al tema Sonidos Celestiales.

Peligrando...

La música, como todo en la vida, es una obra de arte cuando transmite, divierte, sorprende, se te queda impregnada en tu memoria…O sencillamente, cuando estremece.

Una nota, una letra, un sonido que desgarra, una harmónica que te atraviesa el alma sin saber el motivo. La canción te toma, te domina y te hace vulnerable, te hace sentir vivo, te emociona y finalmente….una lágrima.

Esta canción me lleva en volandas, lo reconozco. Me hace sentir que en la vida, las cosas no son tan sencillas como parecen. Y que a pesar del ritmo feroz al que se vive, el peligro acecha en casa esquina en forma de desamor, de muerte, de problema, de soledad…

¿Qué color tiene el peligro? ¿A qué huele? El caso es que sea como sea, jamás lo vemos llegar. Y de repente ahí estamos, presos de la frustración, con nuestros mejores sueños arrancados, y lo peor de todo, sin vuelta atrás.

Para mí el peligro es que llegue un día y nada por lo que tanto he luchado tenga sentido, perder a alguien sin decirle lo mucho que me importa, descubrir un día que lo que mejor que sabía hacer en este mundo, no podré volver a hacerlo por estar incapacitado. Eso es el peligro, sentir que has vivido el destino sin aprovechar el camino, que a cada momento no le has dado la importancia que merecía, que pudiste hacer, ser, dar mucho más, pero que fuiste preso de un mañana que nunca llegó...

Como dice la canción correr es cosa de cobardes… ¿pero aquí quién no es cobarde por amor?

El que esté libre de pecado, que tiré la primera piedra…

20/01/2011 00:03 Carlos Enlace permanente. Sonidos Celestiales No hay comentarios. Comentar.

Volando...

Es una sensación extraña, vivir con los pies elevados del suelo y sentir el vértigo. Y es que en ocasiones la vida nos supera...

Lo triste de un año es que se te haga largo, que tengas necesidad de que termine y comenzar a escribir una nueva página. Con lo corta que es la vida...

No me quejo, he sido y soy muy feliz, pero entiendo que este año está siendo excesivamente duro, a todos los niveles. Se acumulan las reformas (estructurales y personales), los trámites burocráticos se amontonan en mi cerebro, los músculos de mi cuerpo no han soportado el paso del tiempo, y a nivel laboral las palmadas en la espalda han sido los únicos reconocimientos que he podido disfrutar. He vivido mis problemas y los de los demás, intentando en ocasiones plantar flores dónde no había jardín...

Necesito un pequeño viaje astral, salir de mi mismo y respirar, coger aire para uno de los años más importantes de mi vida. Volar, viajar, gritar, llorar, reir e inspirarme. Necesito un receso, un parón o un cambio de página, con los mismos actores, pero con fechas diferentes y más páginas alegres.

Hay momentos en que siento que mi corazón es demasiado pequeño para todo lo que siento.

Son solamente instantes, pero en ocasiones, me siento como esta música... Y lo peor de todo, es que ni siquiera tengo motivos para ello.

Sacrificio, sacrificio, sacrificio...Pero el reconocimiento también es importante...

Cerrad los ojos, sentid la música y volad conmigo lejos de los problemas...



Mirándote...

Hay olores, lugares, gente, situaciones que sin saber el motivo, te conmueven, te retuercen por dentro y te agarran el corazón con toda su fuerza. No son especiales, simplemente te han llegado muy adentro, sin explicación aparente.

El otro día ví una bonita película, pero esta canción (al final), me dejó absolutamente KO (aprovechando el simil pugilístico).

A veces complicamos la vida, la existencia ya de por si dificil. Y en ocasiones, sin darnos cuenta, la respuesta a todo la tenemos más cerca de lo que creíamos.

Todos, en algun momento, necesitamos inspiración. Yo la encontré contigo. Gracias.

Para ti esta canción...

 

Sacrificándome...

Muchas veces en la vida hablamos de sacrificio, en ambos sentidos de la palabra, sin embargo, no confundamos dichos sentidos. Todos en la vida nos hemos sacrificado refiriéndonos al aspecto de reponernos, de superar una situación personal. Nos hemos sacrificado para dejar atrás aquello que estábamos obligados a perder, también aquello que perdemos sin querer y que tenemos la necesidad vital de superar, Nos sacrificamos por conseguir más cosas, por ser mejores, por dormir cuando no debemos dormir aunque nos apetezca…

A la vez, sacrificamos viajes, aventuras, palabras que debimos decir y no dijimos. Es decir, sacrificamos momentos que o bien no supimos darle la importancia que tenían, o simplemente no debieron ser.

Cada vez, la gente joven es menos sacrificada, no hipotecan tiempo en edificar cosas, incluida su propia persona. Pero cada vez se deben sacrificar más para superar depresiones y darle un sentido a su propia existencia.Es la enfermedad más demoledora de la nueva era.

En el otro extremo, encontramos gente que sacrifica su felicidad del momento por una felicidad eterna que nunca llega.

En ocasiones no deberíamos sacrificarnos tanto, y en otras deberíamos sacrificarnos más.

El sacrificio se torna bello en pos de unos resultados esperados y elaborados, que cobran sentido gracias al propio sacrificio. Dicen que la felicidad no existiría en el mundo si no hubiese tristeza y momentos de dolor, no tendría sentido.

Yo he sacrificado y me he sacrificado por muchas cosas en mi vida, he sacrificado momentos, lugares, sentimientos…Y me he sacrificado por intentar ser mejor persona, por superar momentos de la vida que complicaron mi existencia (separaciones, enfermedades…).

Habrá gente con vidas mucho más sacrificadas que la mía, y habrá gente que no se habrá sacrificado en su vida. El sacrificio no es el camino fácil, pero sí es el que tiene más sentido.

Os dejo este tema del gran Elton John, Sacrifice. Disfrutadlo.

 

26/03/2010 13:32 Carlos Enlace permanente. Sonidos Celestiales No hay comentarios. Comentar.

Musiqueando...

El otro día, sin esperarlo pero sin evitarlo, me dejé llevar por la música. Sus notas levantaron mis pies del suelo, y a mi espíritu le nacieron alas. Y reflexioné...

Es impresionante el poco valor que en ocasiones le damos a los mayores tesoros que nos rodean, los del cada día, los que conseguimos simplemente con alzar la vista, abrir un grifo o tocar un botón.

La música es uno de ellos. Es increíble como la música marca tu vida. Puedo recordar momentos, escenarios, personas y olores con solo escuchar una canción que me transporte a ese lugar, en esa época...

Hay canciones que te hacen llorar o sonreir por el sonido que traen a situaciones vividas, por ser la banda sonora de aquella persona, de aquella etapa o aquel momento que quedó grabado para siempre en tu corazón. También hay música que te emociona, sin más, por su extrema belleza.

Hay melodías capaces de levantarte en los peores momentos, y otras que te golpean con una brutalidad no equiparable a ninguna física.

La música es arte, creación, es un reflejo de un alma que quiso compartir su felicidad con el mundo, o que gritó su dolor en forma de canción. La música es belleza, es envidia, es odio, es admiración.

Viajaré una y mil veces a tu olor, a ese momento, a mi amigo de la infancia, a mi familiar querido...Y siempre, a lomos de la música...

Os dejo dos regalos en forma de canción, dos formas de cantarle a la música.

10/02/2010 08:08 Carlos Enlace permanente. Sonidos Celestiales No hay comentarios. Comentar.

Meditando...

Os regalo esta canción de la película EX, la belleza y el romanticismo hechos música...

Muriendo...

Apenas sin haber podido digerir el impacto que la letra de "Jueves" provocó en mi corazón, me encuentro sin esperarlo con un nuevo regalo en forma de canción.

Realmente "Europa VII" me parece uno de los mejores himnos que se han hecho sobre nuestro mundo actual. LODVG describe con poesía como un humano es enviado al espacio por alguna de nuestras potentes y opulentas naciones, para llevar a cabo una misión a bordo de la nave Europa VII. Se interpreta que durante su ausencia, la raza humana ha desaparecido (por alguna guerra nuclear o cataclismo natural). La nave flota a la deriva y el astronauta sabe que él también pedecerá en breves momentos.

Siempre, desde un tiempo a esta parte, andamos preocupados en crear sin pensar en lo que destruimos, hemos perdido contacto humano (que es lo que nos hacía verdaderamente especiales), las computadoras dominan nuestras vidas (pc, móviles...). Hoy, somos menos humanos que nunca y gracias a nosotros, la Tierra es menos habitable que nunca.

La naturaleza es sabia, y llegará el día en que nos pedirá cuentas, y será entonces cuando la gran mayoría será consciente de que las cosas estaban peor de lo que creían. Cada vez quedan menos árboles, aquellos en los que de niños creábamos nuestros fortines en sus manos, el descampado donde nos criamos jugando ya no existe, creamos basura a raudales e incluso el agua comienza a no ser potable, el único ser vivo que crea oxigeno (el árbol) cada vez ve recortada más su vida y su espacio, los animales han perdido sus derechos (incluso a una muerte digna), hemos llegado tan lejos que incluso hemos roto los límites que nos protegían del sol...

La vida es magia, es un regalo que sin saber el motivo, nos fue entregada para nuestro gozo y dfisfrute. Con los años nos hemos hecho más inteligentes, pero paradójicamente, muchos ya no recuerdan como esta vida debe ser vivida. Vamos en el mal camino, pero estoy seguro de que nos daremos cuenta, y sino al tiempo...

El astronauta está frente a la muerte y solamente en ese momento (como le sucederá a los tantos ciegos que habitan el mundo) se da cuenta y reconoce que la vida solamente es una, que las confrontaciones entre países carecen de sentido. Por eso crea para la posteridad una grabación y antes de morir exclama "Yo soy de la humanidad", no de una nación, para que si "alguien" lo lee o escucha sepa lo que sucedió en nuestro bello planeta. Al final sentencia con una frase: "La frágil existencia milagrosa y casual, la vida más pequeña vale mil veces más, que la nación más grande que se invente jamás".

Eso incluye a los animales, las plantas, la niña que nace en China, el africano que muere de hambre, las mujeres maltratadas, las vejaciones, al sol, a los rios y mares, a los bosques... A la vida en su significado más amplio.

Me quedo con una bella frase del gran Borges: "Con el tiempo aprenderás a perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo, pues aante una tumba ya no tiene sentido"

Pero desgraciadamente, sólo con el tiempo...

21/06/2009 10:34 Carlos Enlace permanente. Sonidos Celestiales No hay comentarios. Comentar.

Rompiendo fronteras...

Es apasionante, emocionante, incomparable...cuando el ser humano utiliza el ingenio y su energía para cosas positivas. Aquí os muestro dos ejemplos del amor como motor para sobrevolar fronteras, para traspasar corazones sin preguntar el color de la piel. Uno utiliza la música, el otro el baile...pero ámbos tienen un objetivo común, unir, en el sentido más amplio de la palabra.

E aquí diferentes definiciones que la Real Academia Española de la Lengua atribuye al término unir: 1. tr. Juntar dos o más cosas entre sí, haciendo de ellas un todo. /2. tr. Mezclar o trabar algunas cosas entre sí, incorporándolas. / 3. tr. Atar o juntar una cosa con otra, física o moralmente. / 4. tr. Acercar una cosa a otra, para que formen un conjunto o concurran al mismo objeto o fin.

Formar un conjunto, juntar, hacer un todo, mezclar...Creo que son términos que deberíamos incorporar más a menudo a nuestro forma de vida. El humano en ocasiones pierde demasiado tiempo etiquetando, asimilando la diferencia...Todos nacemos y morimos, somos de la misma especie, y tanto lo bueno como lo malo lo llevamos intrínseco en nuestra definición como humanos.

Soñemos en un mundo mejor. Recuerdo una frase de la película "Yo Robot", en la cual una máquina con inteligencia artificial había asesinado a su creador. Tras lo cual el policía que lleva el caso exclama: - Como echo de menos los viejos tiempos. Aquellos tiempos en que solamente los humanos matábamos a otros humanos.

Es ridículo sí, pero algun día tendremos que dejar de hacerlo...

En el primer video, una gente ha recorrido el mundo grabando a músicos callejeros diferentes versiones de la misma canción: Stand by me, aquella que cantara Ben E. King.

Con lo que grabaron han hecho un "megamix", en el que han fundido parte de lo que grabó cada uno. Y el resultado es precioso.

Hay aquí músicos de Santa mónica, California; de Nueva Orleans, Luisiana; de Ámsterdam; un grupo de percusionistas indios americanos de Nuevo Méjico; un violonchelista ruso; un coro de mujeres sudafricanas. Y más gente de Barcelona, Caracas, el Congo y Río de Janeiro. Todos son músicos callejeros. ¡¡¡Te hace creer en la magia!!! SIMPLEMENTE GENIAL.

En el segundo, un "personaje" se pasea allende los mares, en algunos de los lugares más emblemáticos del mundo. Y, a través de un baile y una música pegadizos, nos transporta con él una y otra vez, y como no, nos hace soñar despiertos.

¿Qué video os ha gustado más?

10/03/2009 12:16 Carlos Enlace permanente. Sonidos Celestiales No hay comentarios. Comentar.

LODVG - Jueves (Homenaje al 11M)

Uno se acostumbra a ver la TV y contemplar muertes y catástrofes a diario, consiguiendo desgraciadamente que cada vez el corazón se resienta menos. De repente me topo con esta canción y este videoclip, que "cuenta" una de las muchas historias que pudieron nacer y morir (o simplemente suceder) dentro de uno de los trenes del fatídico y "más que famoso" 11M. Poner rostro a los muertos, pensar en sus historias, en lo que vivieron, en lo que perdieron...Me ha hecho emocionarme y, sin que sirva de precedente, volver a sentirme persona. Dedico mi lágrima a todo aquel que consiga emocionarse con este videoclip. Chapeau a La Oreja de Van Gogh, que con este homenaje considero que nos han hecho un regalo, un regalo para los oídos y para los sentidos de la gente con escrúpulos...

26/02/2009 17:29 Carlos Enlace permanente. Sonidos Celestiales No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris