Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Diciembre de 2014.



Desoliéndote...

Mi niña preciosa,

¿Cuánto tiempo ha pasado ya? Tu linda hermana me recuerda que son ya más de seis largos y dolorosos meses.

Seis meses en los que el mundo no ha parado. En este tiempo he hecho miles de cosas: he tenido días buenos y malos, he tenido éxito y ejes de mejora, he entrenado y he perdido la forma, he visitado decenas de hoteles y he escuchado los problemas de la gente allá por donde he pasado. Unos por llegar justos a final de mes, otros por no estar a la altura de los momentos, cada loco con su tema… Y mientras escuchaba, siempre y en cada momento tu recuerdo ha ido conmigo.

¿Sabes cuál es mi problema y que nunca he contado a la gente? Mi mayor problema es que no sé cómo hueles, así de sencillo y así de duro. Huelo a tu hermana, y ese olor a bebé, ese olor a vida jamás tuve el privilegio de llegar a sentirlo en ti. No te vi sonreír como lo hace de forma maravillosa Aitana. No te vi nunca alegrarte por mi llegada ni recibirme moviendo tus diminutos píes de forma nerviosa. Me imagino tu personalidad pero la desconozco, y eso me mata.

Es muy probable que quizás la gente no entienda lo profundo de lo que trato de transmitirte, y por eso no lo cuento. Me he cansado de frases misericordiosas que tratan de quitar relevancia al momento, y en consecuencia y sin quererlo, a ti.

Hoy he entendido que no eres un ángel que vino a salvar a su hermana. Lo he sabido siempre, pero hoy soy capaz de decirlo. Tú eres m hija y lo serás siempre. Eres una parte de mi vida que se fue demasiado pronto y que nunca volverá a florecer. Fuiste muerte cuando debiste ser vida. Pero eso no quita que siempre vayas a ser mi otra niña, la mitad de mi vida.

No sé cómo hueles, pero aún y así, gracias por intentarlo.

Te regalo una de mis canciones favoritas.

Te echo de menos.

07/12/2014 07:48 Carlos Enlace permanente. Estados de ánimo No hay comentarios. Comentar.

Naranjeando...

20141228083438-1004-103399965326-1201-n.jpg

Cuando la vorágine no te da tiempo ni de decir adiós a un viejo amigo, es que no estás llevando el timón de tu vida.

Hoy me detengo por ti, aunque sólo sea unos instantes. Porque me has hecho reir mil veces y porque te he llorado con mucha pena.

Gracias compañero por estar ahí en tantos recuerdos, gracias por tu calor, por tu mirada, por tu cariño... Gracias por haber sido naranja y especial siempre, nuestro dulce gato asustadizo.

Vivirás siempre con nosotros. Hoy mi niña tiene un nuevo compañero fiel.

28/12/2014 08:27 Carlos Enlace permanente. Estados de ánimo No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris